La ira como motor creativo.

 

Theresa2La mayoría de las veces el mejor consejo que se le puede dar a un amigo es que no tome ninguna decisión estando enfadado. Ninguna en absoluto. Pero en contra de lo que podríamos pensar el enfado, incluso la ira, pueden ser un buen impulsor de la creación.

La ira suele ser un acto destructivo y el arte uno creativo. Aunque pueden no ser opuestos ni excluyentes. De hecho, no sería una lista corta la de los creadores, en cualquier ámbito, que han tenido este sentimiento como motor impulsor de gran parte de su obra. Si una cosa caracteriza a la ira es la intensidad con la que se experimenta. Característica que comparte con la creación, que necesita intensidad emocional e intelectual para darse. Y este no es el único puente entre estos dos conceptos…

Pero antes de continuar me gustaría, en contra de lo que se recomienda en todos los manuales sobre “cómo escribir un post perfecto”, hacer un pequeño preámbulo que estimo necesario.

Hay que saber distinguir entre dejarse llevar por la ira y gestionar la ira. Como con cualquier impulso, dejarse llevar significa perder el control en favor del impulso. Y eso, normalmente, no tiene ningún buen final. Pero si reconocemos nuestra ira y aislamos su origen (u orígenes) sabremos qué es lo que late tan agriamente en nuestro interior. Lo que bloquea el paso a la calma y la tranquilidad.

Ya tenemos el material con el que podemos crear… Aún no sabemos qué hacer con él. Ni tan solo sabemos si será moldeable en la medida que necesitaríamos que lo fuese. Puede que valga o que sea una piedra más tirada al fondo de nuestro estudio mental. Pero tenemos ese material.

Creo que ya queda claro que no seré yo el que exhiba argumentos buenrollistas sobre cómo superar o evitar estos sentimientos. Es un intención irreal. Si llegas a una situación así es porque tu carácter te lleva hasta ahí. No lo vas a poder cambiar. Pero sí puedes gestionarlo en tu beneficio.

De la misma manera que la gente que se deja llevar acaba con reacciones (auto)destructivas. Si conseguimos el control, nuestras reacciones serán creativas.

Ahondando un poco más en esto, y cada vez más lejos de ese “post perfecto”, cualquier estudiante de primero de psicología nos podría explicar que esa destrucción es una llamada de atención hacia el problema que se sufre. Pues bien, la creación artística basada en ese sentimiento de ira puede ser la plasmación de ese mismo problema proyectado al mundo.

Uno puede crear metáforas, o no, de lo que hace que la ira no decrezca en su interior. Crear con la ferocidad del que se arranca la piel para usarla como lienzo y moja los pinceles en su propia sangre. O llenar de la vibración monocorde de la oscuridad interior las composiciones fotográficas que genera a través de la cámara. No hay mejor manera de gritarle al mundo tu enfado con él y tu desacuerdo con su funcionamiento que creando algo que represente esos sentimientos. El peso no desaparecerá, pero, sin duda, disminuirá.

Con el tiempo, si se es persistente, la ira se calmará. A través de la experiencia, de las lecturas y de la propia vida se abrirá paso la reflexión y la tranquilidad. Aunque, no nos equivoquemos, esto no significa, casi nunca, que desaparezca. Ni ella ni la dureza en el juicio de lo que nos rodea. Más bien al contrario.

Si somos mínimamente inteligentes, el tiempo añadirá capas de conocimiento a nuestra mente. Y, con ellas, puntos de vistas alternativos al principal. Atalayas desde las que tener visiones diferentes y periféricas de un mismo asunto. Esto, sin duda, a menos que seas un enfadado vocacional, te da tranquilidad, perspectiva y distancia. Y desde ahí, ya hemos dicho que estamos hablando de una cuestión de carácter, podremos hacer juicios de valor sobre lo que nos rodea aún más duros y crueles de lo que podríamos haberlos hecho cuando éramos unas marionetas en manos de la ira.

 

 

¿quieres estar al tanto de las novedades de la web?... ¡Suscríbete a la newsletter y no te perderás ninguna!

 

Y no te preocupes por el spam... A mí me gusta tan poco como a tí.

One thought on “La ira como motor creativo.

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *