Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

(c) Alois Glogar

Este verano, Ana, Wünderbar, peleó, como lo que siempre ha sido, como una luchadora, contra un tumor que parecía benigno y acabo no siéndolo. Sus amigos intentamos pelear a su lado… pero estas peleas se libran en soledad. 

Sientes el calor de quien te quiere mientras ofreces resistencia, pero no hay más golpes que los tuyos y no hay mas dolor que el tuyo… Intentamos estar a su lado, estuvimos a su lado, hicimos lo que pudimos… pero fue desde fuera. 

Al final Ana se vio superada por un enemigo formidable, incansable, tenaz, persistente… a la postre invencible. 

Podemos decir lo que queramos, llorar de mil maneras, escribir lo que fue, significo y aportó… Pero Ana ya no volverá a estar entre nosotros. 

Solo nos queda, como dice la canción:

“Marineros del destierro:

No dejéis de navegar.

Por los que se fueron pero están.

 

 

¿Quieres estar al tanto de las novedades de la web? ¡Suscríbete a la newsletter y no te perderás ninguna!
 

 

Y no te preocupes por el spam... A mí me gusta tan poco como a tí.

26/09/2017

1
Deja tu comentario

avatar
  Suscribete  
más nuevo más viejo más votado
Notify of
trackback

[…] verano, desgraciadamente, alguien querido perdió su pelea con un tumor que, de entrada, era benigno. Pero la ubicación dificultaba tanto el […]