Una fotografía bonita no es una fotografía buena.

 

Soy miembro “premium” de la web fotográfica 500px. Y, prácticamente desde que me di de alta, me llamó la atención ver que en el apartado de “Populares“, las fotos que los propios usuarios impulsan a los lugares más destacados del ranking de la pagina a través de sus votos, hay imágenes con valores fotográficos, cuanto menos, discutibles. Y digo esto porque se supone que esta comunidad esta formada, si no por los mejores fotógrafos del mundo (para eso está 1x.com) , sí por los mas exigentes. O eso, al menos, es lo que se nos vende a través de su propia publicidad. Pero con un pequeño vistazo a esta sección se te queda la sensación, al menos a mi, de que lo que está ahí, en los primeros lugares, son fotos, sin duda, bonitas, con chicas bellísimas, mascotas encantadoras y paisajes increíbles… Pero grandes fotos no. Lo que hay son fotos bonitas, no fotos buenas.

Y esto me hace pensar que, quizás, estemos confundiendo la calidad fotográfica con la calidad del contenido de la imagen. Es decir: una modelo espectacular, casi con toda seguridad, llegará a la portada de la sección. Si, además, va ligera de ropa e, incluso, desnuda, no hay duda de que la veremos allí. Lo mismo si conseguimos que nuestra mascota haga un gesto “humanizado” o si acertamos con el nivel de HDR en un paisaje, tanto natural como urbano.

Leigh LedareCriterios tan válidos como cualquier otro, faltaría más, pero que reflejan algo mucho más profundo que la aparente y evidente banalidad que se deduce de este tipo de valoraciones. Hace unos días descubrí, en el blog de Rafael Roa, la obra de Leigh Ledare. Un fotógrafo que pasó de ser asistente de Larry Clark a saltar a la fama en el festival fotográfico de Arles del 2009 con la presentación de su serie: “Pretend you’re actually live“. Y lo hizo porque esa serie provocó un escándalo increíble entre los participantes en ese certamen, al estar centrada en las relaciones sexuales que su madre, viuda, mantenía con sus jóvenes amantes ocasionales.

La foto que podéis ver aquí corresponde a esa serie. Es realmente una fotografia impactante, por el tema de la edad de la modelo. No es habitual ver modelos de desnudo con esa edad y, aun menos, con esa actitud, tan agresiva, en la pose. Pero no va mas allá… Si obviamos el hecho de que es la propia madre del fotógrafo, no es nada más que lo dicho. Una foto de desnudo curiosa con un procesado un tanto “vintage” y poco más. Pero aun así esta fue una de las imágenes que colocó a Leigh Ledare en el firmamento fotográfico. No lo hizo por las virtudes fotográficas que esta foto pueda tener o no. Este debate lo vamos a dejar para otra ocasión. Pero lo que sí que es cierto es que un fotógrafo desconocido saltó a la fama por cuestiones ajenas a la calidad de su trabajo fotográfico.

Con la popularización de la fotografía, a través de las cámaras digitales y la inundación de imágenes, gracias a las redes sociales, parece que hemos perdido la capacidad de profundidad en el análisis fotográfico… Pero, sinceramente, no creo que sea así. Sencillamente hay muchísima más gente haciendo ruido y dando “likes” a fotos que se ajustan a lo que se entiende, ahora, que es bonito.

Pero no olvidemos nunca que no es lo mismo comunicar que fotografiar. Esto último requiere una cierta formación, personalidad y capacidad de análisis de la imagen que no cae del cielo. Requiere un tiempo adquirir todo esto. Y tiempo es lo que parece que nadie quiere emplear en aprender a saber diferenciar entre una foto bonita y una buena foto.

 

 

¿quieres estar al tanto de las novedades de la web?... ¡Suscríbete a la newsletter y no te perderás ninguna!

 

Y no te preocupes por el spam... A mí me gusta tan poco como a tí.

5 thoughts on “Una fotografía bonita no es una fotografía buena.

  1. Me pasa a mi, con la actuación, lo que a ti con la foto. Al menos eso creo. Aún me falta mucho para realmente diferenciar entre una foto bonita y otra buena……. Hay algunas que veo y aún sin ser técnicamente perfectas me transmiten algo, un sentimiento, un discurso claro. Creo que son esas las que me gustan. A veces, para mi muy novato gusto, un fuera de foco tiene más fuerza que algo técnicamente perfecto, pero frío. En fin, que me gusta el artículo y que yo estoy muy verde y por tanto más suceptible a errar.

    • Decía Ansell Adams que no hay nada peor que una foto enfocada en un concepto borroso. Y yo pienso lo mismo. Lo primordial es tener una idea, después te planteas como plasmarla y, solo entonces, haces la foto. Y esa foto da igual que esté borrosa, trepidada o compuesta de una manera poco académica. No se trata de cumplir las reglas de las escuelas de fotografía. Se trata de tener algo que decir a través de la imagen que se crea. Y tener algo que decir, a su vez, implica no repetir lo que han dicho otros. Implica ser original.

      Y esto, ser original, no obliga a “descubrir la rueda” en cada disparo… Pero si que te obliga a hacerla rodar. Esto, por supuesto no es una obligación… A menos que quieras pasar de ser el propietario de una cámara a ser un fotógrafo.

      Ser un novato no es importante… Yo llevo 20 años en este mundo y sigo buscando cosas que me hagan aprender… y, aunque no lo creas, las encuentro todos los días… Lo que es importante es el deseo de saber, la voluntad de evolucionar, el rechazo al estancamiento… y eso, querida Cynthia, se que tu lo tienes de sobra… Quizás ahora no estés al nivel que desearías, pero no me cabe la menor duda de que llegaras. Talento y voluntad me consta que los tienes. ;)

  2. Gran debate el que planteas! Esta claro que una foto bonita no implica una foto de calidad y buena.

    • Muchas gracias, Jorge!

      Es algo que vengo observando desde hace mucho tiempo. Tanto en la fotografía como en la televisión. Una tendencia preocupante a considerar productos de calidad cosas que, sencillamente, responden a parámetros estéticos que el cerebro identifica, de manera inconsciente y química, como agradables. En ningún momento se buscan niveles de información profunda en el producto para saber si hay alguna intención en ese “producto acabado”. Sencillamente se fía todo a la emoción. Con todo el peligro que eso tiene.

      Y lo que más me preocupa de eso es que, de la misma manera que el lenguaje que empleamos revela nuestra organización mental, la capacidad/voluntad de análisis de las imágenes que, indefectiblemente, nos encontramos a todas horas revela la densidad de esa organización mental… Y está claro que no se le puede pedir a todo el mundo que vaya elaborando teorías de cuarto nivel sobre la estética fotográfica… Pero una cierta densidad de información si que me parece que se les tendría que pedir a los que se autodenominan creadores…

  3. Pingback: Una fotografía bonita no es (no tiene porque ser) una fotografía buena [NSFW]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *